Información

Elementos de la cadena alimenticia

Todos hemos leído alguna vez en la escuela o alguna revista el término de consumidores o de productores, esos son los nombres de los elementos que forman la cadena alimenticia.

Recordando conceptos básicos, tenemos que la cadena alimenticia está compuesta por productores, consumidores y descomponedores. A estos elementos, se les conoce como eslabones.

Elementos de la cadena alimenticia

Cuáles son los elementos de la cadena alimenticia

El primer momento de la cadena alimenticia comienza cuando las plantas, terrestres o marinas, atrapan la energía del sol y la convierten en energía química que pueden usar para sus procesos vitales. La función de esta clase de organismo es producir los nutrientes necesarios para otros seres vivos, a veces de manera parcial, a veces de manera total.

Es así como algunos animales comen sólo parte de las plantas o su totalidad. Llamamos a estos seres tan benignos: productores.

El elemento siguiente en la cadena alimenticia es el consumidor. Una vez que la planta crece, aparecen organismos que la comerán, aprovechando la energía de la planta para que su organismo pueda mantenerse activo. En cuanto a este elemento, hay que precisar que se subdivide en órdenes o niveles de consumidores.

Encontramos así, consumidores directos de los productores, consumidores de segundo orden que se alimentan de los anteriores, y así sucesivamente hasta que el ecosistema pueda soportar este tipo de elementos.

El elemento final en la cadena alimenticia es el agente descomponedor. Este tipo de organismos ya no entra en la clasificación de los consumidores, aunque parezca que se alimenten de aquellos. Los elementos de este nivel trófico degradan  los restos de seres que fueron consumidos por depredadores, sin ser por ello carroñeros.

Precisemos que el proceso de descomposición sucede a nivel microscópico y por ello en una suerte de dimensión diferente.

Como podemos concluir, los elementos de la cadena alimenticia son  variados pero trabajan armónicamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía